LA GUERRA DE LAS PENALIZACIONES

San Isidro, 17 de junio del 2013.- La pugna por la victoria en el grupo Súper 1600 Nacional, se trasladó de las rutas, a las tarjetas de controles de tiempo, ya que el cordobés Gustavo Vílchez, ganador en la pista de Vilcahuaura-Monguete-Ambar, perdió el triunfo en la mesa, ya que tras ganar tres pruebas especiales, perdió el rally por incurrir en varias penalizaciones.

Ocurre que apenas empezado la prueba, el ex futbolista argentino, comprobó que su coche Toyota Corolla acusaba problemas con sus frenos, reparar este defecto originó que Vilchez demorara para ingresar a algunos controles horarios, en otros casos se adelantó, provocando que incurriera en 3 minutos y 40 segundos de penalización.

Por su parte, su rival: Celestino Garrido, tras ganar el primer especial, administró su ventaja para acabar en Ambar, como líder del grupo, pero al regreso tuvo un adelanto de 3 minutos en el control horario 5 y lo que inicialmente era una derrota en la tercera fecha, se convirtió en triunfo, ya que tras revisar las penalizaciones de su oponente directo, Gustavo Vilchez, la sonrisa volvió a su rostro del Roby Gordon peruano, al saber que conseguía su tercera victoria consecutiva del año y de esta manera mantenía su liderato en nuestro torneo.

Pero el grupo Súper 1600 Nacional, no se resume a solo 2 pilotos, sino que también apareció Ive Bromberg, quien no solo fue tercero al final de la prueba, sino que se llevó inobjetablemente el tercer tramo cronometrado con su Shogun, rindiendo de esta manera un justo homenaje al recordado Emilio Takano, uno de los creadores de este coche; también debemos destacar a Sergio Baigorrea, quien corrió con su hija Alejandra, una verdadera atracción en Huaura.     

Tras su triunfo en el segundo tramo cronometrado, Javier Alvarado penó con VW Fox para llegar a Ambar, quedándose a muy pocos kilómetros de cumplir con su objetivo, mientras que José Bendezu y Edgard Rafael, cumplieron con todo el recorrido, haciendo las horas de vuelo programadas.