LA SÚPER 1600 NACIONAL, TUVO MUCHO “TINO”

San Isidro, 10 de abril del 2013.- Sigue siendo uno de los grupos más poblados de nuestro campeonato, más de una decena de pilotos luchan por conseguir la victoria, pero solo tres logran subir al podio, pese al esfuerzo de todos los demás; una vez más Celestino Garrido y Gustavo Vílchez se trenzaron en un duelo aparte que acabó por llevarlos a los dos primeros casilleros del pedestal, colocando a Garrido en lo más alto.

Tino lo llaman sus amigos, Tino Garrido y su inseparable copiloto Alberto Azcurra, dominaron la Súper 1600 Nacional, se había llevado cinco especiales consecutivos y cuando marchaban raudos para adjudicarse el sexto y de esta manera blanquear el set, al mismo estilo del español Rafa Nadal, se le malogró el coche en plena Pampas de Asia.

A falta de casi 10 kilómetros para la meta, se soltó  el cable del acelerador de su Toyota Corolla, entonces, Tino Garrido logró devolver el cable a su lugar y emprendió la marcha nuevamente, justo por delante de su rival directo: el cordobés Gustavo Vílchez, quien no solo debió comerse el polvo de Garrido, sino la amargura de la derrota.

El podio lo completó Javier Alvarado y Ricardo Dasso, el presidente de la Región Lima tuvo un gran debut como piloto, subió al tercer escalón del pedestal y sobre todo hizo llegar al VW Fox que tantas veces dejó en la ruta a Susan Bradley; más atrás arribaron Sergio Baigorria, Joe Zagal, José Bendezú, Jaime Espinoza, Rolando Povis y Tito Panizo.