EL PESO DE LA EXPERIENCIA

San Isidro, 12 de julio del 2012.- Humberto Tijero Martino fue el piloto más experimentado que estuvo participando en el RALLY CAÑETE, él debutó hace 36 años en el circuito de Pasamayo a bordo de un VW escarabajo, pese a que tuvo un paréntesis de algunos años donde se fue a practicar Motociclismo de Enduro, nunca dejó de correr las pruebas tradicionales cada año. En el 2008, tras observar la nueva organización de nuestro Campeonato de Rally volvió a participar en todas las fechas.

El domingo pasado Humberto Tijero hizo gala de su experiencia vivida a través de los años que lleva en el automovilismo, empezó observando cómo sus rivales del grupo Súper 1600 Nacional, arrancaban colocando toda “la carne en la parrilla”; la prueba se iniciaba con el dominio del iqueño Joe Zagal, quien en la primera pasada ya le endosaba 22 segundos a Tijero y 1m 02 a Gustavo Vílchez, mientras que Jorge Arrieta e Ive Bromberg caminaban a la expectativa de la pugna por el podio.

En la segunda vuelta el duelo por el triunfo se puso al rojo vivo, Tijero apuró el paso para recuperar 3 segundos en el tramo de Quilmaná, Zagal responde en el trazado de Roldán - Ihuanco, ganándole el especial por medio segundo; Vílchez es víctima de varios reventones de llantas resecas y cae al fondo de la tabla, Arrieta se mete tercero y Bromberg no pierde la esperanza de subir al podio.

La última pasada prometía ser espectacular, Tijero lanza su artillería en el penúltimo tramo, pero sólo logra recuperar 3.5 segundos, Zagal maneja su ventaja y Vílchez vuelve a meterse en la lucha, todo parecía que la victoria marcharía hasta Ica, pero ocurre lo frustrante para el líder, se queda sin combustible para correr el último tramo; Zagal fue víctima de la mala pasada que le jugó la nueva computadora que llevó el Peugeot 106 Rally, a pesar que marcaba que el tanque tenía gasolina, no le entregó el consumo desmedido del coche…. Amarga experiencia que tuvo que tragar Joe Zagal y su hijo del mismo nombre, pero ellos saben que la victoria está más cerca que nunca.

“Así son la carreras, a veces ingratas, Zagal nos sorprendió y cuando empezamos a recuperarle fue difícil, pero nunca tiramos la toalla, siempre cuidando el carro, porque cada que voy al mango corro el riesgo de romperlo, entonces hay que pensar en sumar en el campeonato más que ganar el rallys…” sostuvo Humberto Tijero, ganador de la Súper 1600, quien corrió acompañado de Michael Espinoza; el podio lo completó Jorge Arrieta e Ive Bromberg; hay que destacar la perseverancia de Jorge Hirose, Gustavo Vílchez, Susan Bradley (quien retornó como piloto) y Manuel de los Ríos.