UN TRIUNFO A LA PERSEVERANCIA

San Isidro, 10 de octubre del 2011.- Desde su presentación en el Súper Especial de Chorrilllos, Jorge Martínez Merizalde mostró actitud para el Gran Premio Nacional de Carreteras CAMINOS DEL INCA, lo tuvo muy claro, nunca se mareó con rivales ocasionales, siempre impuso su ritmo pensando en la ronda de casi tres mil kilómetros.

Desde que debutó en el Gran Premio (2009) se trazó la meta de luchar por el casillero más alto del pódium, perseveró durante tres años para conseguir ese resultado, para alcanzar aquello, quemó etapas y siguió un proceso de horas de vuelo; además preparó una máquina aparente, hasta que este año le llegó la oportunidad y supo aprovecharla.

En casi todas las etapas de la XLI edición, impuso un ritmo demoledor, junto a su copiloto, el experimentado Eduardo Aservi y un magnífico auto: el Nuevo Honda Civic, totalmente preparado para los duros Caminos del Inca; en gran parte de la ruta, alternó con varios autos rivales, especialmente con los de tracción integral, porque de lejos fue el mejor auto de tracción simple con motor normalmente aspirado.

Cosa anecdótica, el único percance mecánico, lo tuvo en el enlace que une Juliaca con Arequipa, desperfecto que le costó una dura penalización, pero cuando aún todos pensaban que perdía el Gran Premio, Jorge y Guayo nunca perdieron la fe y siguieron perseverando, acelerando a fondo en la última etapa, hasta que el destino lo premió devolviéndole la posición privilegiada, un primer lugar que se ganó con todo derecho a lo largo de los casi tres mil kilómetros.

Jorge Martínez Merizalde ha conseguido su primer triunfo de categoría en Caminos del Inca, producto de su perseverancia y calidad conductiva y conforme va evolucionando, intuimos que no será el último.