APOTEÓSICA PRESENTACIÓN

San Isidro, 22 de setiembre del 2011.- La XLI edición del Gran Premio Nacional de Carreteras tuvo un inicio espectacular, alrededor de diez mil espectadores presenciaron el prólogo de la competencia más importante del automovilismo nacional; la noche se fue encendiendo con cada pasada de los vehículos, pero el momento cumbre del espectáculo fue cuando se lanzaron los fuegos artificiales, el cielo chorrillano se iluminó y esto provocó el delirio de los asistentes.

Después de una gran exhibición de dos autos de Driftibg y el paso de las cuatrimotos, el primer coche de competencia en saltar a la pista fue el apurimeño Freddy Pinto, quien señaló el camino y marcó el primer crono, luego vendrían todos los autos de las Súper 1600 Nacional, donde destacó el experimentado Humberto Tijero. 

Luego aparecieron los Turismo Superior, quienes también recepcionaron a los N3, quienes al no tener un mínimo de inscritos subieron a la categoría inmediata superior, aquí descolló con notoriedad Jorge Martínez Merizalde; en su turno, las Camionetas también fueron admiradas por sus destrezas, pese a no ser su hábitat, estas aportaron al espectáculo, siendo el más destacado el cusqueño Fernando Espejo.

La noche se exaltó cuando empezaron a caer los tiempos que los tracción simple tenían registrados, fueron los N4 Light quienes empezaron a rebajar los 40 segundos por giro y la gente deliraba con cada aparición de autos, hasta que apareció Juan Abuid Fernández y la gente se levantó de sus asientos para gozar con las acciones del piloto cañetano.

Si los aficionados disfrutaron con los grupos mencionados anteriormente, la verdadera explosión  de júbilo fue cuando llegaron los N4 de los hermanos Palomino, Tito Pardo, Nicolás Fuchs y Raúl Orlandini, ellos estuvieron precedidos de impresionantes fuegos artificiales que causó asombro entre los aficionados asistentes.

CAMINOS DEL INCA prosigue su marcha mañana, con la etapa LIMA – HUANCAYO, largándose desde Chosica a las 09:00 hrs.